miércoles, 24 de febrero de 2016

Parque Kotinoussa (Gadir)


El parque Kotinoussa, en los Jardines de Varela, es un espacio que une la arqueología y la botánica. Dentro del recinto se conservan los restos de una casa romana.

Este parque, junto al anexo de Erytheia y otros enclaves fenicios de Cádiz,  pertenece a la "Ruta Fenicia Gadir" que permite conocer muchos aspectos de como era la vida en esta mítica ciudad.


La trimilenaria ciudad de Cádiz fue fundada por los fenicios y pronto se convirtió en una de las mas importantes escalas comerciales en las rutas marítimas de la antigüedad, liderando lo que se conoce como el "Circulo del Estrecho", formado por ciudades tanto de la península como del Norte de África.



Cádiz se asienta sobre el solar de dos primitivas islas que la antigüedad estaban separadas por un estrecho brazo de mar que unía el puerto actual con la playa de  la Caleta. Este canal fue cegándose lentamente hasta unir las dos orillas.


Los fenicios fundaron Gadir en la isla menor, Erytheia, pero pasados varios siglos, ya en época romana, el gaditano Lucio Balbo "El Menor" construyó en la vecina Kotinoussa, de mayor extensión, una ciudad nueva, que formaba con la ya existente una urbe doble, llamada por Estabron Didyme (gemela).


La planificación de la "nueva Gades" debió ajustarse a las características propias del urbanismo romano, basadas en un plano ortogonal presidido por notables edificios públicos, ademas de calzadas, acueductos y alcantarillado.


En el Parque de Varela se documentaron en el año 2002 los restos de un conjunto de edificaciones que se vieron perjudicadas por las obras del Cuartel Militar asentado en estos terrenos.


Bajo las construcciones militares se localizan los restos de una casa romana. Actualmente, en el Parque Koutinoussa se expone una única estructura completa con su cimentación. Los pavimentos originales se hallan en el Museo de Cádiz.


La primera estructura que se encontró cuando comenzaron los trabajos de excavación de la casa fue una gran alberca, con escalones en el centro de una de sus paredes para acceder a ella y que desde un principio se identifico como un aljibe, y que era la única forma de evacuación posible de agua era por rebosamiento.





De la gran alberca parten dos canalizaciones, una con desnivel hacia la casa y la otra hacia la propia piscina.  En épocas de lluvias se aprovisionaba el agua para garantizar el abastecimiento en el verano.





La casa romana de Varela se caracteriza por ser una gran construcción rectangular, con un amplio patio porticado en el interior (atrio), cuyo pasillo cubierto circundante da acceso a tres habitaciones en cada lado menor del edificio.


La amplitud del atrio y la disposición de las habitaciones pudiera ser que edificio tenía vocación publica. En torno al cual se levantarían otras casas familiares adyacentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada